Programa de Natación para Bebés


Autor: Autores: Gabriel Passamonte, Silvina Pretelli

1. Introducción:

En los objetivos de la natación para bebés, se espera que el niño frente a una situación de riesgo, tenga un nivel de tranquilidad adecuado, que le permita flotar de espaldas y mantener su independencia respiratoria, como así también desarrollar habilidad para desplazarse por debajo del agua y en superficie moviendo sus piernas y brazos, pudiendo al mismo tiempo organizar su respiración. En pocas palabras, sí aprenden a nadar.

A través de la natación, se logra el desarrollo de su capacidad perceptiva, equilibrio, movilidad y orientación. El agua, como mundo de impresiones sensoriales, permite el ejercicio de los sentidos, que van desde la sensibilidad más próxima y primitiva – gusto, olfato – hasta las más evolucionadas - vista, oído - pasando por el nivel intermedio del tacto y la percepción, a través de las cuales se genera una gama de sensaciones que participan en la construcción del espacio y en el conocimiento del propio cuerpo.

Existe en este proceso un niño que en su accionar con alegría, espontaneidad y plasticidad de sus desplazamientos, da significado a la frase "la natación atiende los fundamentos del desarrollo psicomotor del niño, promueve y maximiza la capacidad de su cerebro para aprender a aprender". Esto es, en toda instancia, la premisa de cualquier aprendizaje.

Hecha la presentación un tanto científica del tema, pasamos a la fundamentación que sustenta el proyecto propiamente dicho.

2. Marco teórico:

La estimulación temprana tiene gran importancia. Los bebes pierden todo tipo de miedo, pero puede llegar a traer grandes consecuencias traumáticas si no fue guiado con responsabilidad y educado forzosamente; de esta manera se rompe el ritmo evolutivo además de privarlo de diferentes vivencias. Estimular no significa "interferir en las etapas evolutivas", salvo por el apuro de los docentes, de los padres que pueden llegar a producir angustia.

2.1. Elementos base de estimulación:

  • Físico: Relacionado al natatorio y a su organización. Se debe dar un estímulo por vez para que lo asimile, los cuales deben ser regulares y constantes.
  • Psicológico: Se refiere a la necesidad interior de aprender. Si no hay motivación hay deserción.
  • Modelo de conducta: tanto los profesores como los padres son imitados por los niños, por el lazo afectivo que los une.

2.2. Fundamentación psicológica de la actividad en el agua:

  • Cuerpo del bebé: Si nace en un medio con cariño, el sistema sensorial se desarrolla adecuadamente, por lo tanto existirá una buena adaptación. Lo primero que se debe hacer son ejercicios para que los movimientos reflejos no desaparezcan, ya que algunos de ellos dejan de manifestarse aproximadamente a los 8 meses, mientras que otro duran por siempre. Entre los 2 años y medio y 3 el nado es de tipo autónomo, ya que es un ser con muchas competencias. Debe valerse por sí mismo a través de sus pulmones, reflejo de succión, alimento, prensión, locomoción y postura. Luego se manifiesta por medio del lenguaje gestual, es decir, mirada, sonrisa y llanto. El YO no se encuentra desarrollado hasta los 6 o 18 meses, por lo tanto, la figura de la madre es de destacada importancia, ya que es la persona que está siempre a su lado ante una necesidad; de esta manera forma un lazo afectivo muy fuerte. Cuando los reflejos se realizan repetidamente se los agudiza notoriamente, por lo tanto hay un conocimiento sensorio motriz que está gobernado por la palabra aunque no la domina. Con respecto a su relación con los objetos, a los 3 meses no logra una prensión, mientras que al mes siguiente lo realiza a través de una prensión gruesa. Al año, coordina el dedo gordo con los demás (coordinación fina) y a los 5 años comienza el proceso de mielinización. Un parto dentro del agua es beneficioso, ya que permite al bebé salir con los ojos abiertos, sin producir un cambio brusco entre los dos medios.
  • Relación padre – bebé: no es un compañero accesorio del bebé. El padre cumple un rol diferente y complementario, ya que este incita al juego y lo estimula, existiendo un contacto más directo con el bebé. El juego con el padre es de tipo proximal, mientras que con la madre es de tipo distal (le ofrece más seguridad). El padre también es importante ya que permite la diferenciación sexual.
  • Relación bebé – agua: el agua es un medio de impresiones sensoriales, ya que estimula los receptores de la piel (kinestésicos, sensoriales y direccionales); es un mundo compartido de actividades; se logra satisfacer necesidades por medio del movimiento y del juego y la estimulación de diferentes patrones motrices. También se lo ubica como un medio importante de expresión. El agua, al estar a una temperatura aproximada a los 32ºC, permite la intervención los receptores de dolor y de placer, además del deseo y necesidades de satisfacción. El agua rodea al cuerpo adentro y afuera. El conocimiento del propio cuerpo se afianza a los 3 años aproximadamente. Hay un conocimiento sensorio – motriz del cuerpo en el cual se aplican diferentes esquemas, por ejemplo, prensión fuera y dentro del agua. Tiene que asimilar, acomodar y adaptarse al medio. El chico es hábil motrizmente y a través de movimientos en el agua se estimula la inteligencia práctica, la imaginación y el simbolismo. Existen diferentes posturas con respecto a esta relación:
    • Herency: el niño siente placer. Hay una tendencia psico – bio para retornar a esos estados.
    • Filósofo: para él inconscientemente, el agua es como la leche. Una entrada en calor con la temperatura del agua elevada, el niño adopta la forma fetal.
    • Thiller: hay una mezcla de esperanza, miedo y placer. Es un deporte de alto riesgo.

Es importante nadar, ya que sumergido, superando los 5' mueren las células nerviosas, por lo tanto el objetivo fundamental de la natación es la supervivencia del niño.

2.3. Clasificación de manifestaciones reflejas:

  • De moro: Facilita la respiración de decúbito dorsal.
  • Palpebral: Se refiere a la capacidad de abrir los ojos debajo del agua.
  • Tónico – cervical: Mantiene la cabeza y permite la flotación de decúbito dorsal.
  • Visual de precipicio: Se asusta antes de tirarse de cabeza.
  • Gerónimo: Llega al borde de la pileta, hace un paso hacia delante y se tira con la cabeza atrás.
  • Saltarín: Suben y bajan la cola del agua tomados del borde del natatorio.
  • Reptación: Nado de crol (crawling = gatear) con brazos y piernas.
  • Cierre de glotis: No traga agua.
  • Prensión: De brazos y manos.
  • Marcha: Alternancia de miembros.

2.4. Posibles inconvenientes de la práctica:

  • Hidrocución: Shock térmico diferencial. Ejemplo, vengo corriendo y me tiro al agua.
  • Hipotermia: Pérdida calórica de temperatura.
  • Otitis: Inflamación del oído. Las causas pueden ser: por inmersión profunda, falta de equilibrio o respiración nasal.
  • Pediculosis: Viven y se reproducen en el agua.
  • Hongos: Evitable complementando el agua con cloro.
  • Resfriado: Al entrar y/o al salir del agua debe existir una aclimatación a la temperatura.

El agua debe poseer una temperatura mínima de 32ºC, un pH de más de 7 puntos y un nivel bajo de cloro (0,5).

2.5. ¿Cómo enseñar?

EdadPresenciaLugarDuraciónTemperaturaNº Clases
2 semanasPadre y profesorBañera2' a 3'36ºCDiaria
1 mesPadre y profesorBañera5'34ºCDiaria
2 mesesPadre y profesorBañera8'34ºC2-3 veces semana
3 mesesPadre y profesorPileta12' a 15'33ºC2-3 veces semana
8 mesesPadre y profesorPileta15' a 20'33ºC2-3 veces semana
9 mesesPadre y profesorPileta20' a 30'32ºC2-3 veces semana
2 añosProfesorPileta30' a 45'32ºC2-3 veces semana

2.6. Métodos de enseñanza:

  • Fuertes: A partir del sexto mes. Supervivencia y flotación de decúbito dorsal: repetición y adiestramiento.
  • Predeportivos: Repetición, técnica y adiestramiento de movimientos.
  • Lúdico y de relación: Juego entre los padres y los hijos.
  • Suave: Que el chico desee la propulsión y el nado.
  • Natación para bebés: Díada madre – hijo. Padre renegado.

2.7. La toma del bebé en el agua:

Nunca debe perder contacto visual con la madre. Existen diferentes maneras de tomar al bebé:

  • Para la flotación vertical: pulgares adelante, manos abiertas por detrás de la espalda y por debajo de las axilas.
  • De decúbito ventral: dedos pulgares por arriba de los hombros, manos en el pecho.
  • Para la flotación dorsal: mano por debajo del pecho, y la otra levantando su cadera.

2.8. Inmersión:

Es un momento crítico tanto para la madre como para el padre. Lo primero que se debe hacer es mojar con la mano su cabeza (lluvia de gotas), luego mojar con la mano su cara. Aquí aparece la inmersión propiamente dicha, donde se debe estar atento para que no trague agua (no más de 5 inmersiones). Cada vez que se realiza una inmersión, la madre debe abrazarlo y felicitarlo como una manera de premio. Después se aumenta el periódo de apnea bajo el agua; y si se observan burbujas significa que ha logrado respirar. Se deben realizar movimientos ascendentes y descendentes suaves y controlados para no producir desequilibrios en el niño. Si la posición es antinatural, el bebé mostrará una especie de tensión. La primera toma debe ser realizada por el profesor; luego este lo suelta y lo toma la madre cuando emerge. No se debe sumergir al niño más de 1 metro, pues puede ser causante de otitis.

3. Factores que incidirán sobre el planteamiento:

El proyecto se dividirá en dos programas:

  • Primer nivel:
    • Duración prevista del programa: medio plazo
    • Frecuencia prevista del programa: todos los días durante 1 mes y medio (30 sesiones)
    • Edad de los alumnos: de 2 semanas a 2 meses de edad
    • Objetivos: utilitario e higiénico
    • Tipo de piscina: 2 x 2 metros y 0,50 m. de profundidad (bañera)
    • Gestión del ente organizador: institución privada
    • Contenidos a desarrollar: respiración, ambientación, relajación, relación padre - madre - hijo, sentidos, percepción y movimientos reflejos.
    • Cuota mensual: $80
  • Segundo nivel:
    • Duración prevista del programa: medio plazo
    • Frecuencia prevista del programa: 2 veces semanales durante 5 meses (40 sesiones)
    • Edad de los alumnos: de 2 meses a 2 años de edad
    • Objetivos: utilitario e higiénico
    • Tipo de piscina: 10 x 10 metros y 1,20 m. de profundidad (pileta)
    • Gestión del ente organizador: institución privada
    • Contenidos a desarrollar: respiración, relajación, flotación, propulsión, socialización, esquema corporal, relación padre - madre - hijo, percepción y movimientos reflejos.
    • Cuota mensual: $50

Este 2º nivel se subdividirá según edades:

  • De 2 a 3 meses: bañera
  • De 3 a 8 meses: pileta
  • De 8 a 9 meses: pileta
  • De 9 meses a 2 años: pileta

Materiales necesarios para el desarrollo del programa


  • Pileta
  • BañeraFlota – flota
  • Colchonetas
  • Pelotas
  • Elementos flotantes de diversos colores
  • Aros
  • Mangueritas
  • Baldecitos

4. Plantilla de evaluación:

En la misma se establecerán los contenidos a evaluar, con sus respectivas actividades en relación a su nivel de dificultad. La forma de calificación será con una "X" o un "---" si alcanza o no los objetivos esperados respectivamente. La evaluación estará a cargo del profesor y del padre, madre o tutor del bebé. Descarga la plantilla en formato PDF

Con respecto a los bebés del primer nivel, la evaluación consistirá en registrar individualmente las observaciones realizadas semanalmente.

6. Bibliografía:

  • Apuntes curso "Dominio de la natación". Córdoba 1999
  • Revista "Gim & Water". Quality. Córdoba, año 6, nº13. 1999