Prevención de infecciones en la piscina


Autor: A. Hernández

1. Introducción:

infecciones en la piscinaTodos los lugares públicos o privados son susceptibles de albergar, en mayor o menor medida, determinados patógenos que de no ser por una adecuada prevención, podrían causar ciertas infecciones a los usuarios de esos lugares.

Uno de esos lugares donde se debe tener un especial cuidado es en los recintos donde el agua puede presentar, por unos motivos u otros, microorganismos patógenos incluso cuando ese agua haya sido tratada física o químicamente.

En este artículo te explicamos cuáles son las infecciones más comunes en las piscinas y cómo evitarlas.

2. Infecciones:

La ley establece determinadas normas para garantizar la calidad sanitaria del agua en los recintos públicos, evitando así riesgos para la salud de los bañistas. Estas normas contemplan el tratamiento del agua, cuya finalidad es evitar las alteraciones de su calidad por un uso incorrecto del agua, por el hecho de estar estancada, por el propio uso del público, etc, y que pueden causar diversos agentes contaminantes, como por ejemplo:

  • Bacterias: causantes de enfermedades como otitis, conjuntivitis, gastroenteritis, etc.
  • Virus: como los causantes del papiloma y la hepatitis A.
  • Hongos: que suelen desarrollarse en las zonas húmedas anexas al vaso, provocando enfermedades como el pie de atleta o la candidiasis.
  • Algas: que pueden proliferar debido a tratamientos inadecuados del agua o a la presencia de nitratos, y contribuir a la aparición de los anteriores.

Además de esta contaminación biológica, puede existir una contaminación química debida a un inadecuado funcionamiento del sistema de depuración, por el uso excesivo de sustancias químicas o no autorizadas o por el uso incorrecto de las que se añaden durante el proceso de depuración.

Los procesos infecciosos más frecuentemente relacionados con el uso de piscinas se pueden dividir según las vías de entrada en el organismo:

  • Infecciones dérmicas: Estas infecciones suponen el 30% del total. A través de la piel pueden penetrar hongos dermatofitos, causantes de enfermedades como el pié de atleta, virus que provocan la verruga plantar y estafilococos que son origen de forúnculos.
  • Infecciones de mucosas: Suponen el 50% de las infecciones. En mucosas, las infecciones se localizan en la rinofaringe, ojos y oídos, provocando rinitis, conjuntivitis y otitis.
  • Infecciones gástricas o digestivas: Suponen el 20%. La infección gástrica más frecuente causada por los gérmenes que se encuentran en el agua del vaso de las piscinas es la gastroenteritis.

La contaminación química por agentes desinfectantes puede provocar irritaciones de piel y mucosas, principalmente el cloro, por el pH alcalino o por el contrario cuando el pH es ácido. La consecuencia de estas irritaciones es que debilitan la piel y las mucosas, reduciendo su capacidad como barrera frente a las infecciones.

3. Principales fuentes de contaminación:

Las fuentes mas importantes de contaminación en recintos acuáticos son:

  • Los usuarios: aportan al agua gérmenes, parásitos, partículas como pelos, cremas, etc.
  • Elementos extraños al agua: tierra, hojas, insectos, etc., que son transportados al agua por la lluvia, el viento y el mal uso que pueden hacer los bañistas de las instalaciones.
  • Las propias instalaciones: filtros sucios, paredes y suelos en malas condiciones higiénicas, etc.

Por otro lado existen otros factores que pueden contribuir al desarrollo de infecciones en piscinas:

  • El número excesivo de bañistas: que aportan materia orgánica como piel, fluidos e incluso heces y microorganismos portados desde otros lugares en los pies. La materia orgánica no solo consume una parte importante de los tratamientos que se utilizan para desinfectar el agua, sino que es empleada como un rico nutriente por los microorganismos.
  • La temperatura elevada del agua facilita el desarrollo y proliferación de microorganismos.
  • Niveles de desinfectante bajos o ausentes.
  • Los lugares oscuros, húmedos, poco accesibles y mal ventilados tienen mayor facilidad para acumular suciedad y dificultar su limpieza.
  • En el cuerpo humano, las superficies de difícil limpieza y secado, como pliegues o espacios interdigitales (especialmente de los pies), son especialmente vulnerables a determinados microorganismos ya que estas circunstancias favorecen su penetración.
  • Las personas con bajas defensas o con un estado inmunitario poco eficiente pueden ser más propensas en adquirir estas enfermedades.

4. Prevención de las infecciones:

Prevención de las infeccionesLa prevención de las infecciones está determinada por dos factores: El primero es la divulgación de medidas preventivas y recomendaciones higiénicas que fomenten el correcto uso de las instalaciones acuáticas públicas o privadas así como la integridad de la propia salud. El segundo es el tratamiento del agua de los vasos y zonas comunes, que si bien no erradica el 100% de patógenos, sí se reduce significativamente.

Entre las medidas preventivas y las recomendaciones higiénicas podemos destacar las siguientes:

  • No acceder a la zona destinada a bañistas con ropa o calzado de calle.
  • Antes de cada baño es obligatorio el uso de la ducha, asegurándose de eliminar en la misma cremas, suciedades y restos que pudieran quedar en los pies después de andar descalzo por el recinto.
  • No arrojar papeles o residuos al suelo o al agua. Utilizar las papeleras.
  • Se prohíbe el paso de animales, con excepción de los perros guías utilizados por personas con disfunciones visuales.
  • En las piscinas se deberá utilizar gorro de baño.
  • Después del baño es recomendable utilizar la ducha para eliminar restos de cloro u otros productos químicos para evitar la sequedad de la piel y mucosas empleando un jabón de pH próximo al de la piel o sin jabón.
  • También es aconsejable emplear cremas que hidraten la piel.
  • Las personas con las mucosas excesivamente sensibles deberán, además, protegerse con gafas, tapones de oídos y evitar, en lo posible, la inmersión de la cabeza.
  • En las duchas, aseos o vestuarios se deberán usar zapatillas de baño o playeras.
  • Conviene utilizar toallas distintas para el descanso en el césped y para el aseo personal, así como evitar compartir toallas con otras personas.
  • Evitar permanecer demasiado tiempo con el bañador húmedo, ya que con el calor, favorece la proliferación de infecciones.
  • Las personas que padezcan alguna enfermedad infectocontagiosa deberán evitar el uso de las piscinas.
  • Lavarse las manos después de usar el baño o de cambiar pañales. Recuerde que los gérmenes en su cuerpo se propagarán en la piscina.
  • Evitar tragar el agua de la piscina o que el agua entre a su boca. Si se tiene niños enseñarles que no debe beber agua de la piscina.
  • Usar gafas de agua: los ojos son especialmente sensibles al agua de la piscina, sobre todo si estamos acostumbrados a abrirlos bajo el agua. Es muy fácil que se contagien conjuntivitis infecciosas, especialmente en aguas poco cloradas, o que se contraigan conjuntivitis irritantes si el agua tiene demasiado cloro.
  • Evitar nadar cuando se tenga diarrea. Hacerlo puede enfermar a otros que comparten el agua.
  • Si se tiene bebés, revisar los pañales con frecuencia y ofrecer al niño descansos de la piscina para que vaya al baño cada 60 minutos. No esperar cuando ya el niño no aguante las ganas de ir al baño. Cambiar los pañales del niño en el baño o en otra área destinada para cambiar pañales lejos de la piscina. Lavar al niño bien con agua y jabón antes de nadar. Cantidades invisibles de heces pueden quedar en la piscina y enfermar a terceros.
  • No hacer pis en la piscina: con niños es difícil de controlar, por eso se recomienda llevarles al baño antes de que se metan al agua.
  • Mantener las orejas limpias y secas para evitar la conocida como otitis de las piscinas o del verano.

6. Bibliografía:

  • Recomendaciones Higiénico Sanitarias en piscinas de uso colectivo. Manuales de salud ambiental. Consejería de Salud de la Junta de Andalucía.
  • Piscinas de uso público. NTP 689. Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales de España. Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo.
  • Cruz Roja de Estados Unidos (ACS por sus siglas en inglés).
  • Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés). www.cdc.gov