veryhot_post Autor

Motivo por el que empezaste a nadar

(Leído 30766 veces)

Daniela

  • Novato
  • *
  • Sexo:
Motivo por el que empezaste a nadar
Respuesta 60: Martes, 11/07/17, 23:56
Hola, yo comencé a nadar desde los 9 años. Comencé realmente porque un grupo de mamas iban a inscribir a sus hijos y yo recuerdo claramente cuando le dije a mi madre que me metiera con ellos. Desde el primer día que tuve contacto con la piscina, ese mismo día nació el amor por la natación. Al mes todos mis vecinos no fueron más y yo seguí en mis clases.

Fuí a competencias y el momento más especial fue cuando quede de 2º lugar y llamaron a mi mami para que me colocara la medalla, el orgullo de mi madre era demasiado, con solo pocos meses fui a una competencia y gane.

Ya después cuando ingrese a la universidad no tuve tiempo y lo dejé y retorne hace 2 años. Uff, ahora me arrepiento como nadie, pude haber sido una campeona olimpica.

Cuando volví a nadar (hace 2 años) fui a una competencia y gane 3 medallas; una en espalda (mi especialidad), una mariposa y otra relevo. Fui también a nado abierto (en la playa) y fue una experiencia magnifica. Nadar es mi vida y mi gran pasión.

Vaya, puedo escribir más pero no quiero aburrirlos con este amor que siento por una piscina.

Manugoco

  • Novato
  • *
  • Sexo:
Motivo por el que empezaste a nadar
Respuesta 61: Jueves, 5/10/17, 10:10
Hasta los 17 viví en un pueblo pequeño. La única piscina que había sólo abría en verano y pasábamos las horas muertas allí haciendo el gamba en el agua. Cada año organizaban cursos de natación para niños y me apunté en un par de ocasiones. Entre eso y todo el tiempo que echábamos en el agua conseguí un nivel más que aceptable.
Cuando empecé a estudiar en la facultad me mudé a una ciudad más grande y, pese a que había piscinas todo el año, dejé de nadar por completo.

En enero del año pasado cerraron el gimnasio al que acudía y el que me quedaba más cerca era el gimnasio de una de las piscinas municipales. Me apunté y mientras estaba en las máquinas veía por los ventanales a la gente nadando, así que probé. Desde entonces no he vuelto a pisar el gimnasio.

Ahora nado 3 días por semana y estoy apuntado a un curso de perfeccionamiento. Y cada vez más motivado.